Artículo Cuaderno de Trabajo Social 14

Percepciones de satisfacción con el barrio de niños y niñas de una población en Viña del Mar

Autor(es)

Denise Oyarzún Gómez

Secciones

Sobre los autores

RESUMEN

El contexto del barrio y la comunidad tiene una influencia inmediata sobre lo que niños y niñas experimentan día a día y las consecuencias para sus oportunidades de vida a corto y largo plazo. La incorporación de las voces de niños y niñas es esencial para una evaluación subjetiva de sus experiencias y condiciones de vida en su barrio. El objetivo de esta investigación es explorar las percepciones sobre satisfacción con el barrio en niños y niñas que viven en una población-campamento en Viña del Mar, Chile. En un estudio de caso único participaron diez niños y niñas entre 8 y 12 años que vivían en el mismo barrio urbano. Los datos visuales y verbales obtenidos a través de las técnicas fotovoz y entrevista activa fueron analizados con el apoyo de NVivo. Los principales hallazgos de la investigación muestran que en lugares abiertos y cerrados niños y niñas comparten de forma lúdica con sus pares y experimentan satisfacción con el barrio (bienestar) en el presente. Las implicancias de este estudio de caso único motivan extender la investigación hacia perspectivas teóricas y metodológicas que tienen como protagonistas a niños y niñas, grupo silenciado en la sociedad en términos de su contribución al desarrollo de programas y proyectos en sus barrios.

 

ABSTRACT

The neighbourhood and community context has an immediate influence on what children experience on a daily basis and the consequences for their short and long term life opportunities. Incorporating children’s voices is essential for a subjective assessment of their experiences and living conditions in their neighbourhood. The objective of this research is to explore perceptions of satisfaction with the neighbourhood in children living in a population in Viña del Mar, Chile. A single case study involved ten children between the ages of 8 and 12 who lived in the same urban neighbourhood. The visual and verbal data obtained through the photovoice and active interview techniques were analyzed with the support of NVivo. The main findings of the research show that in open and closed places children share in a playful way with their peers and experience satisfaction with the neighbourhood (well-being) in the present. The implications of this unique case study motivate the extension of the research towards theoretical and methodological perspectives that have children as protagonists, a group that is silenced in society in terms of their contribution to the development of programmes and projects in their neighbourhoods.

 

INTRODUCCIÓN

 Chile muestra resultados dispares entre dimensiones del bienestar en comparación con otros países de Organization for Economic Cooperation and Development (OECD, 2017). Se observa que en promedio niños y niñas chilenos(as) crecen y se desarrollan en contextos en que las condiciones materiales de vida son precarias, en comparación con sus pares de otros países de OCDE. Existen diferencias en niveles promedio de bienestar en regiones y ciudades del país respecto del impacto que las personas del entorno ejercen sobre oportunidades del bien vivir de niños y niñas chilenos(as) (OECD, 2017).

Para abordar el bienestar infantil, es importante saber más acerca de su vida cotidiana; conocer sus relaciones, opiniones y, sobre todo, acceder a los sentimientos que experimentan en el aquí y ahora (Ben-Arieh, 2010). Diversos estudios señalan que es necesario conocer las opiniones de niños y niñas para la investigación de su bienestar (Fattore, Mason y Watson, 2009; Fattore, Mason y Watson, 2012). Ben-Arieh (2005) aboga por la inclusión del niño o niña como sujeto, reconociéndolos como actores activos de la sociedad, en lugar de investigar el bienestar como un tema de preocupación social. Desde este enfoque, se entiende que para avanzar en la comprensión de bienestar desde la perspectiva de niños y niñas, hay que preguntarles directamente. Casas (2011) apunta la importancia de la investigación cualitativa que permitirá una comprensión más completa del bienestar de niños y niñas y otros constructos asociados.

Los barrios y las comunidades son el contexto más inmediato en el que niños, niñas y familias viven a diario. Si bien los efectos precisos de los barrios y las comunidades en el bienestar de niños y niñas siguen siendo algo difícil de estudiar, es ineludible que los barrios varían sustancialmente en cuanto a las condiciones que ofrecen a niños, niñas y sus familias. El hecho de que los barrios sean desiguales en muchas dimensiones plantea la posibilidad de que el bienestar de niños y niñas difiera notablemente según el lugar de residencia. Las percepciones de los residentes sobre las condiciones del barrio pueden ser indicadores importantes para el bienestar infantil (Coultan y Korbin, 2006).

Nicotera (2007), Sharkey y Faber (2014) han sugerido la incorporación de las percepciones y las experiencias de los jóvenes como sobre los efectos del barrio como investigaciones futuras en la temática. Se han señalado como formas prometedoras de desarrollar y refinar las medidas del entorno y comprender las vulnerabilidades únicas de diferentes grupos de personas que pretenden comprender cómo las personas perciben y navegan en el contexto ambiental del barrio (Sharkey y Faber, 2014).

La investigación que privilegia las percepciones de niños, niñas y jóvenes no solo puede brindar información profunda y matizada sobre cómo los barrios afectan a la población infanto-juvenil. Este tipo de investigación también puede garantizar que la programación comunitaria y los esfuerzos de desarrollo del barrio tengan en cuenta las prioridades de niños, niñas y jóvenes (Ozer, 2016). Malone (2015) recomienda poner especial atención en barrios marginales y el derecho de niños, niñas y adolescentes a acceder a estos espacios de las Ciudades Amigas de la Infancia.

Los estudios de Coulton y Corbin (2007) y McDonell (2007), que se centran en el bienestar subjetivo a nivel comunitario, han evidenciado que las características y la seguridad del barrio son los factores clave que influyen en su bienestar infantil. La revisión investigaciones cuantitativas (Elvas y Moniz, 2010; Homel y Burns, 1987, 1989; Goswami, 2013; Paxton et al., 2006; Rodríguez et al., 2014; Wilson et al., 1997) y cualitativas (Adams, Savahl y Fattore, 2017; Fattore et al., 2012; Fattore, Mason y Watson, 2007; Fattore et al., 2009; Ramírez et al., 2017; Rogers, 2012; Rennick, Beck, Cowie, y Crawford, 2011) sobre el bienestar en función del lugar en que viven niños y niñas de diferentes contextos geográficos, permite tener un panorama general respecto de lo que genera satisfacción e insatisfacción con la ciudad o el barrio. No obstante, estas investigaciones se han centrado en muestras de niños y niñas que asisten al mismo centro escolar y no en quienes viven en el mismo contexto residencial.

Es importante escuchar las voces de niños y niñas que viven en el mismo barrio, ya que estas no han sido suficientemente estudiadas a nivel internacional y nacional, según la revisión de la literatura científica aquí presentada. Esta investigación responde a un vacío del conocimiento teórico y metodológico, a través del acercamiento al bienestar (satisfacción con el barrio) de niñas y niños desde sus propios lenguajes visuales y verbales. La investigación tiene como objetivo explorar las percepciones sobre satisfacción con el barrio de niños y niñas que viven en una población-campamento en Viña del Mar, Chile.

La relevancia teórica y metodológica de esta investigación radica en generar conocimientos sobre los mundos vivenciales de niños y niñas, quienes son capaces de investigar su propia realidad sociocultural e histórica, acompañados por personas adultas como las investigadoras y las monitoras de una Biblioteca Popular. Esta investigación también contribuye a escuchar las voces de niños y niñas que viven en situación de pobreza o vulnerabilidad social en una población-campamento urbano en Chile para generar  una discusión que motive la mejora de sus condiciones de vida.

 

1. BIENESTAR Y SATISFACCIÓN CON EL BARRIO

 El bienestar es un concepto multidimensional y jerárquico que puede ser observado a nivel personal, relacional y colectivo, niveles que deben estar balanceados para cubrir necesidades básicas y retroalimentarse (Prilleltensky, 2005; Prilleltensky, Nelson y Peirson, 2001). El bienestar del individuo se basa en el bienestar de la familia que, a su vez, se relaciona con la comunidad y el bienestar social. Asimismo, el bienestar de progenitores se vincula con oportunidades de empleo, apoyo comunitario y servicios sociales. Estos recursos están determinados, a su vez, por políticas sociales y económicas del gobierno. Como metáfora, el bienestar puede ser comprendido como una pirámide en cuya parte superior está el individuo y en la base la sociedad con su infraestructura económica y superestructura cultural. La mitad de la pirámide se compone de estructuras a nivel meso, como escuelas, barrios, lugares de trabajo, congregaciones religiosas, entre otras (Prilleltensky, 2008).

Los barrios son entendidos como contextos ecológicos basados ​​en la geografía de un lugar. La interacción vecinal que ocurre en el barrio tiene importancia para el bienestar de niños y niñas debido a las oportunidades y limitaciones espaciales que esta impone a sus patrones de actividades diarias (Sampson, Morenoff y Gannon-Rowley, 2002). Los barrios son más que colecciones de individuos o ubicaciones para las poblaciones, también contemplan el espacio, las estructuras físicas, las redes sociales, las organizaciones formales e informales, las empresas, los sistemas de gobierno, y así sucesivamente. Los barrios no son islas, están contiguos a otros barrios y se encuentran dentro de las regiones (Coultan y Korbin, 2006).

Los ámbitos de la vida que deben tenerse en cuenta para evaluar el bienestar de niños, niñas y adolescentes es un tema abierto al debate teórico y la investigación empírica. A partir de la revisión de la literatura científica se constata que el número de estudios centrados en el análisis de las influencias del ámbito barrio sobre el bienestar es menor que las investigaciones que analizan las influencias de los ámbitos de satisfacción en la familia o la escuela (Alfaro et al., 2017).

Diversos estudios cuantitativos con niños y niñas de Estados Unidos, España, Brasil, Colombia, Argentina y Chile muestran que en este grupo etario se presentan altas puntuaciones medias de satisfacción con el barrio, aunque más bajas respecto de la satisfacción con la familia y escuela. También se ha comprobado que existe una relación entre satisfacción con el barrio y satisfacción con la vida (Elvas y Moniz, 2010; Homel y Burns, 1987, 1989), encontrándose diferencias según las características físicas y sociales del barrio. Otras investigaciones han mostrado que la conectividad con los adultos del vecindario tiene una asociación con el bienestar de niños y niñas (Goswami, 2013; Paxton et al., 2006). Respecto de las variables predictoras del ámbito satisfacción con el barrio en función del bienestar se evidencia que son escasos los estudios que aborden esta relación, a excepción de Rodríguez et al. (2014) con niños y niñas brasileños y Wilson et al. (1997) con adolescentes estadounidenses.

En Chile, la Primera Encuesta de Desarrollo Humano en Niños, Niñas y Adolescentes, representativa a nivel nacional, se aplicó a 3.073 estudiantes de 7° básico a 3° medio de establecimientos educacionales municipales, subvencionados y privados de las 15 regiones de Chile. Entre los resultados de la encuesta se muestra que en este grupo etario existe una apreciación positiva respecto de la satisfacción con el barrio en el que se vive y la seguridad que se percibe en este. No obstante, la evaluación de la vivienda en la cual viven niños, niñas y adolescentes es más positiva, ya que el 86% de estos presenta niveles de satisfacción con su vivienda o casa (Consejo Nacional de la Infancia y Programa de Naciones Unidas, 2018).

Algunas investigaciones cualitativas a nivel internacional se han focalizado en cómo influye en el bienestar de niños y niñas el entorno físico (ciudad o barrio) en diversos contextos geográficos (Adams, Savahl y Fattore, 2017; Fattore, Mason, y Watson, 2007; Fattore et al., 2009; Rogers, 2012). Otros estudios cualitativos sobre las características de los barrios en que viven niños y niñas australianos (Fattore et al., 2012) e irlandeses (Rogers, 2012) muestran como las características del barrio influyen positiva o negativamente en la percepción de bienestar. En esta misma línea, Rennick, Beck, Cowie, y Crawford, (2011) argumentaron que se ha prestado una creciente atención a cómo los aspectos físicos del barrio contribuyen al bienestar de niños y niñas, en términos de apoyo a la actividad física y buena salud mental, a través del desarrollo de lugares atractivos, seguros y adecuados para jugar, explorar, caminar o practicar deportes.

En el país, Ramírez, Álvarez, Vera y Acosta (2017) encontraron que la satisfacción con el barrio de niños y niñas chilenos que asisten a los mismos establecimientos educacionales se relacionó con el valor de espacios abiertos, limpios y agradables que permiten contacto con la naturaleza y, por lo tanto, valoraron buenas relaciones entre vecinos en que prevalecían la unidad, la colaboración y el apoyo. Por el contrario, la insatisfacción se asoció con la sensación de inseguridad y temor ante la posibilidad de sufrimiento, por ejemplo, ante un incidente o ataque a su integridad física en su barrio.

 

2. METODOLOGÍA

Se empleó un enfoque cualitativo, exploratorio y transversal. Su diseño fue de estudio intrínseco de caso para entender un caso en particular (Yin, 2015). El estudio fue emprendido porque había un interés intrínseco en él y además se estudió en profundidad (Yin, 2015). En la investigación se conceptualizó la percepción como un proceso biocultural, ya que depende de estímulos físicos y sensaciones, y de su selección y organización. Las experiencias sensoriales se analizan y obtienen significado influidas por pautas culturales e ideológicas que han sido aprendidas desde la niñez. Esta selección y organización están dirigidas a satisfacer necesidades individuales y comunitarias de las personas, considerando la supervivencia y coexistencia social gracias a la capacidad para la producción de pensamiento simbólico que surge desde estructuras culturales, ideológicas, sociales e históricas que determinan la forma en que las comunidades se apropian del entorno (Vargas, 1994).

 

3. CONTEXTO DE INVESTIGACIÓN

 En Chile, el Catastro Nacional de Campamentos realizado en 2018 por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo muestra que existen 822 campamentos a nivel nacional, con un total de 46.423 hogares. La Región de Valparaíso es una de las regiones en Chile que cuenta con más campamentos (N=181). En esta región hay 26.266 personas viviendo en campamentos y 11.228 son los hogares en campamentos existentes. Las cifras generales muestran que el 75% de los campamentos tiene un acceso deficitario al servicio eléctrico, que solo el 10% tiene acceso regular a agua potable y que el 81% tiene acceso deficitario a servicios sanitarios (Ministerio de Vivienda y Urbanismo, 2019).

Los asentamientos informales más frecuentes corresponden a ocupaciones ilegales de terreno por parte de grupos organizados de pobladores y pobladoras. Las familias toman decisiones residenciales que los acerquen a lugares en que existe una mejor geografía de oportunidad, entendiendo que aquellas están desigualmente distribuidas en la ciudad (Brain, Prieto y Sabatini, 2010).

La Biblioteca Popular ubicada en una población (toma de terreno o campamento) de la ciudad de Viña del Mar, Chile, fue el contexto de esta investigación. El barrio donde esta se encuentra se ubica a 40 kilómetros del centro de la ciudad y cuenta con 80 viviendas (figura 1). La población-campamento se formó el año 2011 cuando las familias se toman (ocupan ilegalmente) este terreno, ejerciendo su preferencia de localización geográfica en la comuna.

Figura 1. Población-campamento

Vista en Google Maps.

 

La biblioteca es un espacio comunitario, cultural y educativo, que promueve la organización de pobladoras y pobladores por medio de la generación de conciencia y movilización, con el fin de transformar la sociedad a partir de la transformación de la realidad desde una perspectiva de clase. En esta biblioteca, el trabajo de voluntarios y voluntarias está enfocado en las personas de todas las edades. Particularmente, con niñas y niños se realizan talleres que, a través de técnicas de la educación popular, buscan desarrollar habilidades sociales, destacar la relevancia del trabajo colectivo y posicionar el cariño por su población-campamento como un eje fundamental en torno al cual se articulan las actividades del año. Los talleres abarcan: música, manualidades, deportes, jóvenes, reforzamiento escolar, entre otros.

 

3.1. Participantes

Niñas y niños (cinco de cada género) de edades comprendidas entre los 8 y los 12 años. Todos ellos fueron invitados a la investigación considerando como factor común su pertenencia a la población-campamento en la ciudad de Viña del Mar, Chile. Las muestras pequeñas en investigación social no son infrecuentes. Se han emprendido y publicado proyectos de investigación participativos basados ​​técnicas visuales y verbales con muestras tan pequeñas como de dos a cuatro participantes (Jurkowski y Paul-Ward, 2007; Tomar y Stoffel, 2014).

Los criterios de inclusión fueron: edad entre 8 y 12 años, vivir en la población-campamento, participar semanalmente en las actividades de la biblioteca y tener disposición a participar en la investigación. Los criterios de exclusión fueron: edades fuera del rango mencionado, vivir en sectores cercanos, pero no en la población y participar esporádicamente en las actividades de la biblioteca. Las y los monitores(as) de la biblioteca popular colaboraron para seleccionar a niños y niñas, utilizando los criterios de inclusión y exclusión mencionados.

 

3.2. Fotovoz

La fotovoz es una técnica fotográfica que permite a las personas identificar, representar y mejorar su comunidad a través de una técnica fotográfica específica (Wang, 1999). Durante la fotovoz, niños y niñas, como investigadores, tienen el control de la cámara, toman sus propias decisiones sobre qué fotos incluir y utilizar luego en entrevistas grupales. La fotovoz tiene la ventaja de introducir áreas de contenido que pueden haber sido pasadas por alto o que adultos no entienden bien (Clark, 1999). La combinación de elementos visuales y verbales contribuye a que los participantes articulen sus pensamientos para abordar aspectos sensibles de la vida (Zartler y Richter, 2014).

Se realizaron dos sesiones de fotovoz. En la primera sesión, se solicitó a niños y niñas que en la población-campamento hicieran un recorrido por los lugares a los que tenían acceso. Luego, con el celular de los monitores(as), realizaron la captura de cinco fotos de escenarios y/o situaciones sobre su percepción de bienestar en su contexto residencial, vale decir lugares, situaciones y/o personas que los hacen felices o infelices en la población. En esta sesión, cada niño o niña fue acompañado por un monitor o monitora. Las directrices éticas de la fotovoz fueron consideradas respecto de la privacidad contra cuatro tipos de invasión: la intrusión en un espacio privado, la divulgación de hechos embarazosos de las personas, falsa representación de las imágenes y la protección contra el uso para fines comerciales (Wang y Redwood-Jones, 2001).

En una segunda sesión, niñas y niños discutieron sobre sus fotografías impresas con el equipo de investigación y dieron su permiso para que sus fotografías fueran utilizadas y publicadas en la investigación. Siguiendo la propuesta de Wang y Burris (1994), las entrevistas con niños y niñas fueron facilitadas por las siguientes preguntas: ¿qué ves aquí?, ¿cómo se relaciona esto con tu vida?, ¿cuéntame por qué tomaste esta foto? Posteriormente, se llevó a cabo una entrevista grupal en la que niños y niñas hablaron y reflexionaron sobre el significado que sus fotografías tienen para ellos o ellas, lo que fue seguido de puntos de vista del grupo de lo que la fotografía representaba.

 

3.3. Entrevista activa

La entrevista activa es una forma de práctica interpretativa que involucra una entrevistadora y entrevistado(a) y cómo estos articulan continúas estructuras, recursos y orientaciones interpretativas. Mientras la realidad está continuamente bajo construcción, en la entrevista se enlazan las contingencias sustanciales usando los recursos que se tiene a la mano en la conversación (Holstein y Gubrium, 2004).

La partida de la entrevista activa fue la siguiente: “Esta investigación es sobre el bienestar. Otras personas están utilizando esta palabra de muchas maneras diferentes. ¿Qué significa para ti? ¿Es una palabra que significa algo para ti? ¿Es una palabra que utilizas?”. En función de las respuesta de niños y niñas se continuó con las siguiente pregunta: “¿Cómo se experimenta el bienestar en la vida cotidiana (qué personas, lugares, cosas y tiempos están asociados con el bienestar)?”. Durante este momento de la conversación se fue profundizando sobre lo que se asocia con el bienestar de su población-campamento. Las respuestas de niños y niñas fueron vistas como maneras en que construyeron aspectos de su realidad en colaboración con la entrevistadora.

 

3.4. Procedimiento y ética

Los protocolos éticos de investigación fueron aprobados por la Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. También se siguieron recomendaciones éticas dispuestas por la American Psychological Association (2017) y la Comisión Nacional para la Investigación Científica y Tecnológica de Chile (Lira, 2007). Una sesión inicial se realizó con niñas, niños y equipo de investigación para informarles del objetivo del estudio, lo que supondría su participación, así como los principios éticos de participación voluntaria, confidencialidad y el derecho a retirarse en cualquier momento sin consecuencias negativas, lo que además fue presentado en el asentimiento informado. Previamente se solicitó a madres, padres y/o tutores la revisión y firma del consentimiento informado. Las técnicas de producción de datos, a saber fotovoz y entrevistas activas, fueron desarrolladas de forma secuencial durante un período de un mes y medio. Las sesiones fueron grabadas en audio, con el permiso de niñas y niños, y transcritas textualmente. Los participantes también fueron informados de que los datos producidos se usarían en diferentes publicaciones académicas.

 

3.5. Análisis de datos cualitativos

Las técnicas se analizaron mediante análisis temático de Braun y Clarke (2006). La fase uno del el análisis cualitativo implicó familiarizarse con los datos, a través de varias lecturas de las transcripciones de la fotovoz y entrevistas activas. En la fase dos, se generaron los códigos iniciales de forma más libre. Se continuó con la fase tres, que se centró en la identificación de los temas a partir de los códigos iniciales. En la cuarta fase, los temas fueron revisados y redefinidos según el modelo de bienestar. En la fase cinco, se procedió a la definición y el nombramiento final de los temas centrales de la investigación. La fase seis estuvo centrada en la producción de los resultados sobre la base de las primeras cinco fases de análisis.

El análisis temático estaba relacionado con el marco teórico o interés analítico de las investigadoras y alineado con la pregunta de investigación (Braun y Clarke, 2006; Braun et al., 2018). El análisis de datos de esta investigación fue realizado por un equipo de dos investigadoras nacionales. El proceso de análisis temático permitió un proceso estructurado y sistemático de interpretación de datos visuales y verbales, manteniendo flexibilidad para adopción de temáticas emergentes, y se realizó con el apoyo de NVivo 12 Plus. El análisis temático permitió capturar tema» en conjuntos de datos cualitativos con los que se logró la saturación de datos, referida a la redundancia de la información, o la recolección de datos hasta que no haya nueva información que genere otros temas (Flick, 2012).

 

4. RESULTADOS

 Con base en dos temas centrales, lugares abiertos y lugares cerrados de satisfacción con el barrio, se presentan resultados de esta investigación. Cada tema incorporó subtemas que permitieron explorar las percepciones de niños y niñas.

 

4.1. Lugares abiertos de satisfacción con el barrio

 El tema central lugares abiertos de satisfacción con el barrio incorporó los subtemas: calles, cancha, juegos (columpios, barras y parque). A continuación, se muestran registros fotográficos de la fotovoz y extractos de citas de las entrevistas abiertas que permiten explorar las percepciones de satisfacción con el barrio de niños y niñas de este tema central.

 

4.1.1. Calles

 Las calles de la población-campamento fueron frecuentemente utilizadas por niños y niñas. Prácticas que ocurrían en ellas fueron un lugar de juego para niños, niñas y adolescentes, espacio de conversación entre vecinos(as) y desplazamiento peatonal. Las condiciones estructurales de la población (pocas calles y escaza circulación de vehículos) facilitaron estos usos de parte de niños y niñas que participaron en este estudio.

En esta población no se observó disminuida la vida de barrio ni las relaciones entre vecinos(as) de diferentes edades. En este sentido, es posible afirmar que en este contexto residencial las calles son de sus habitantes en todo momento del día. En la siguiente fotografía obtenida de la fotovoz es posible observar cómo un niño de 9 años captura la calle principal de su población-campamento.

Figura 2. Calle de la población

 

4.1.2. Cancha

 En una captura de otra fotovoz de un niño de 8 años muestra cómo niños y niñas se encuentran jugando a la pelota en la cancha de fútbol de la población-campamento. Como se observa en la fotografía, es un juego poco estructurado que consiste en correr y seguir a quien tiene la pelota, y no representa un partido de fútbol con dos equipos en la cancha. Esta fotovoz, además, representa igualdad en términos de género y edad de niñas y niños de la población.

Figura 3. Jugando en la cancha

 

4.1.3. Zona de juegos

 Las actividades lúdicas o el juego al aire libre de niños y niñas también ocurren en un lugar de la población-campamento en que había columpios y barras. Sin embargo, los juegos de este lugar abierto se encontraban deteriorados y/o rotos, por lo que el uso que le dieron niños y niñas se asoció más a la insatisfacción con el barrio. De hecho, durante el recorrido por la población para realizar la fotovoz, si bien se pasó por este lugar, ninguno de las y los participantes decidió sacar fotos. En este lugar de juegos infantiles se observa pasto seco y menos árboles para la sombra. Niños y niñas reclamaron por la falta de elementos de entretención y apropiados para cada edad y, principalmente, por la calidad y mantención del equipamiento de este espacio de juego.

 

4.1.4. Parque

 Niños y niñas de esta población vulnerable valoraron en mayor medida los parques que están fuera de su barrio como espacios abiertos destinados al juego y a la recreación. El acceso a este parque implica un recorrido a pie de 15 minutos aproximadamente desde su población de residencia. Por lo que el desplazamiento hacia este parque implica que niños y niñas vayan acompañados por un adulto como familiares o monitores(as) de la Biblioteca Popular. Este parque está más limpio, mejor mantenido y su diseño paisajístico es de mejor calidad, en comparación con el espacio de juegos que existe en la población.

 

4.1.5. Quebrada

 Durante la fotovoz, particularmente en la entrevista grupal que se realizó posterior a la captura de fotografías niños y niñas junto con las entrevistadoras, conversan sobre la satisfacción e insatisfacción asociada a la quebrada de su población-campamento. En el siguiente extracto se evidencian estas percepciones infantiles acompañadas de una fotografía obtenida con la fotovoz.

 

Entrevistadora: las chiquillas pusieron un lugar que les gustaba mucho y era la quebrada.

Niña: sí, a mí me gusta la quebrada.

Entrevistadora: escuchemos al Brandon.

Niño: la pregunta es cuándo vamos a ir a la quebrada, así para recorrer.

Niña: pero no podemos ir porque la quebrada está muy peligrosa. Yo he bajado por donde bajamos, cuando recién llegamos. Ahora está súper peligrosa, hay una cosa así donde están todos los  árboles y te empinas entera para abajo.

Entrevistadora: yo quiero decir algo: el otro día el Gastón bajó por la casa de la vecina Catalina, la última  casa, y ahí hay como un camino y también se puede ir por allá.

Niña: por ahí sí hay un camino.

Niña: podríamos llamar a la Luz, ella sabe bajar bien.

Entrevistadora: habría que ver. Podríamos bajar en este taller o ir un día sábado.

 

Figura 4. Quebrada de la población-campamento

A modo de síntesis de esta temática central, se presenta el extracto de una entrevista activa. Se identifica que uno de los lugares abiertos favoritos de un niño de 8 años es la cancha de la población-campamento, junto con las casas de sus amigos(as) y la biblioteca popular.

 

Entrevistadora: el Brian va a decir los lugares que le gustan.

Niño: lo que más me gusta es la cancha. Lo que más me encanta es estar en la casa de un amigo que está al lado mío.

Entrevistadora: en la casa de…

Niño: sí, él. Y lo que más me gusta es la biblioteca, la casa del Paloma, la casa del Kevin, la casa del Nicolás. Lo otro más importante es que yo ando en bici desde la casa del Tulio hasta la plaza, con un amigo me voy siempre la vuelta siguiendo derecho (Entrevista Activa, Niño de 8 años).

 

4.2. Lugares cerrados de satisfacción con el barrio

 Otro tema central son los lugares cerrados que entregan satisfacción en el barrio, por ello se  incorporaron los subtemas: biblioteca popular y casas de amigos(as), así como los registros fotográficos de la fotovoz y extractos de citas de las entrevistas abiertas, que permiten explorar las percepciones de satisfacción con el barrio de niños y niñas de este tema central.

 

4.2.1. Biblioteca popular

En la biblioteca popular un modo frecuente para entablar diálogos participativos y activos con niños y niñas fueron los talleres creativos o de interacción que mezclaron la conversación con trabajos y/o experiencias prácticas guiadas por monitores(as) jóvenes secundarios o universitarios. En las siguientes citas una niña que participa regularmente en las actividades de la Biblioteca Popular relata cómo se siente en este lugar cerrado.

 

Entrevistadora: ¿qué te habían dicho en la biblioteca?

Niña: sabía que habían estado hablando algo de nuestro bienestar, que nos podíamos sentir bien en la biblioteca la primera vez que yo vine.

Entrevistadora: ¿te sientes bien en la biblioteca?

Niña: sí.

(Entrevista Activa, Niña de 9 años)

 

Continúa la entrevista activa con la indagación de las actividades que se realizan en la biblioteca popular de forma periódica.

 

Entrevistadora: ¿qué hacen en la biblioteca que te gusta más?

Niña: los talleres.

Entrevistadora: ¿de cuáles has participado?

Niña: del esténcil, el taller ambiental, talleres para niños y el de música y el de ahora.

Entrevistadora: ¿cuál te ha gustado más?

Niña: el de usted.

Entrevistadora: ¿y por qué te ha gustado más este taller?

Niña: porque es más divertido.

(Entrevista Activa, Niña de 9 años).

 

4.2.2. Casas de amigos(as)

La casa de amigos(as) y amigas son lugares cerrados que se relacionan con la satisfacción con el barrio. En estos lugares niñas y niños pueden jugar libre y animadamente con sus pares. En los siguientes extractos de entrevistas activas se observa cómo un niño y una niña perciben estos lugares cerrados en su población-campamento.

 

Entrevistadora: ¿en la pobla qué te hace sentir bien?

Niña: ya le dije mi casa y la casa de la Paloma.

Entrevistadora: ¿y por qué la casa de la Paloma?

Niña: porque ella es mi única amiga, yo voy todos los días a la casa de ella, pero hoy día no pude porque no estaba, salió a comprar a la feria porque ella vende esencias. Yo tengo muchas esencias por ella.

Entrevistadora: ¿a qué juegan?

Niña: jugamos a andar en patines de cuatro ruedas que las dos tenemos. Entonces andamos en patines en su casa, ponemos canciones en youtube porque ella tiene internet y empezamos a bailar con las canciones.

(Entrevista Activa, Niña de 9 años).

 

Otro extracto de entrevista activa complementa el subtema de la percepción de las casas de amigos(as) en cuanto a lugares cerrados de satisfacción con el barrio.

 

Niño: yo siempre fui a la casa de un amigo muy importante, el Lanco.

Entrevistadora: ¿tú me estás hablando de la casa nueva del Lanco o la anterior donde vivía con la Fran?

Niño: la de ahí, siempre iba para allá, era buen amigo.

Niña: era bacán la casa de ahí.

(Entrevista Activa, Niño de 10 años).

 

Ambos temas, lugares abiertos y lugares cerrados de satisfacción con el barrio, se integraron en la percepción de la población entendida como el entorno residencial urbano donde se situó la satisfacción con el barrio. La forma de experimentar su entorno se basó en la movilidad de niños y niñas, que fue autónoma y sin dependencia de los adultos y sus decisiones sobre el transporte de un lugar a otro. Niños y niñas señalaron la facilidad para moverse por su cuenta por razones de cercanía, seguridad y tranquilidad entre lugares abiertos y cerrados de la población-campamento. Uno de los principales hallazgos del estudio tiene relación con que niños y niñas reconocen el concepto de barrio y, al preguntarles por lugares cerca de su casa, identifican calles, canchas, zona de juegos, quebrada, parques, biblioteca y casas, lo que da la impresión de un lugar integrado como barrio.

Otros lugares abiertos y cerrados, como la junta de vecinos(as), microbasurales, negocios locales y casas de vecinos(as) y dirigentes sociales, patios de las casas, no fueron percibidos por niños y niñas como lugares de satisfacción con el barrio al utilizar las técnicas de producción de datos visuales y verbales de fotovoz y entrevista activa en esta investigación cualitativa.

 

5. DISCUSIÓN

 Este estudio de caso intrínseco brindó a niños y niñas una oportunidad animada, interactiva y atractiva de expresar opiniones de su vida en el barrio donde viven a través de técnicas visuales y verbales que posicionan sus voces infantiles. El objetivo fue explorar las percepciones sobre satisfacción con el barrio de niños y niñas que viven en una población-campamento en Viña del Mar, Chile.

Los resultados de este estudio de caso único, integradas ambas técnicas cualitativas, muestran que niños y niñas percibieron su satisfacción con el barrio situada en lugares abiertos como las calles, la cancha, la zona de juego, la quebrada y el parque, además de lugares cerrados como la biblioteca popular y las casas de amigas(os). Tanto en lugares abiertos como cerrados de la población-campamento, niños y niñas lograron compartir de forma lúdica con sus pares, sentirse bien o mejor que bien, y con esto experimentar de forma cognitiva y afectiva el bienestar o satisfacción con el barrio.

Los resultados de este estudio de caso único coinciden con los del Consejo Nacional de la Infancia y Programa de Naciones Unidas (2018) respecto de que niños y niñas chilenos(as) tienen una apreciación positiva de la satisfacción con el barrio en que viven. No se encontraron percepciones asociadas a conectividad entre niños, niñas y adultos del barrio, a diferencia de lo reportado en los estudios de Goswami (2013) y Paxton et al. (2006).

Ambas temáticas levantadas en esta investigación están en línea con los hallazgos de Fattore et al. (2012), Rennick et al. (2011) y Rogers (2012) respecto de que aspectos físicos del barrio influyen positivamente en la percepción de bienestar de niños y niñas, a través del desarrollo de lugares atractivos, seguros y adecuados para jugar, explorar, caminar o practicar deportes. En relación con los hallazgos de Ramírez et al. (2017), al contrastarlos con este estudio de caso único, se destaca el valor de espacios abiertos, limpios y agradables que permitieron que niños y niñas tuvieran contacto con la naturaleza y valoraran las buenas relaciones entre pares que también son vecinos(as). La diferencia con el estudio nacional antes referido es que la insatisfacción con el barrio se asoció principalmente con zonas de juego en la población-campamento.

Un interesante hallazgo refiere a que las calles de la población-campamento frecuentemente fueron utilizadas por niños y niñas como un lugar abierto para el juego, un espacio de conversación entre pares y para el desplazamiento peatonal. Este hallazgo reafirma los planteamientos del Consejo Nacional de la Infancia (2016) respecto de que para entender el barrio y la calle desde el Enfoque de Derechos, se debe adoptar la perspectiva del peatón y considerar que la calzada es, más que un espacio de tránsito, un lugar de sociabilización y encuentro donde niños, niñas y adolescentes pueden jugar de forma segura y tanto los peatones como los ciclistas circulan libremente.

Una perspectiva basada en el lugar mantiene la promesa de aumentar la comprensión de procesos que influyen en el bienestar de niños y niñas e iluminar los mecanismos para mejorar las condiciones del barrio. Las políticas basadas en este conocimiento tienen una mejor oportunidad de aumentar el bienestar de toda la población infantil (Coulton y Spilsbury, 2014). Las políticas para reducir las disparidades en el bienestar de niños y niñas deben ser informadas por indicadores que reflejen con precisión las condiciones de vida y las percepciones de estas condiciones en los barrios donde viven niños y niñas (Coultan y Korbin, 2006).

Oros (2009) afirma que la promoción de aspectos positivos de la vida, tales como el bienestar, puede ser un factor protector frente a la adversidad que muchos niños, niñas y adolescentes latinoamericanos experimentan. El autor hace hincapié en que estos recursos psicológicos fortalecerían a los más jóvenes, ayudándoles a hacer frente a contextos opresivos, como la realidad de la pobreza. Por lo tanto, funciona como promoción de la vinculación con la comunidad y con los vecinos, así como del bienestar y consecuentemente actitudes más fortalecidas de niños, niñas y adolescentes.

Las limitaciones de este estudio de caso único contemplan la cantidad de participantes de un rango de edad determinado en la investigación. Si bien en la población-campamento vivían más niños y niñas, se focalizó en este grupo para asegurar su participación durante toda la investigación. Otra limitación se relaciona con que el análisis de datos fue realizado por el equipo de investigadoras sin incluir a niños, niñas y monitores(as) de la biblioteca popular. Lo anterior se realizó de esta forma por cuestiones del diseño del estudio de caso único.

Las futuras investigaciones podrían implicar a niños, niñas y otros adultos significativos en la interpretación de sus producciones visuales y verbales, permitiendo con ello generar mejores estrategias de control de calidad de la investigación. Finalmente, señalar que en esta línea la investigación-acción participante puede generar importantes percepciones sobre las opiniones y los puntos de vista del barrio infantil.

En algunas ciudades de Chile han disminuido la vida de barrio y las relaciones de apoyo entre vecinos(as). En este contexto, se ha hecho necesario realizar intervenciones urbanas para devolver las calles a sus habitantes (Consejo Nacional de la Infancia, 2016). Por lo anterior, es importante definir cómo las comunidades, las municipalidades y otras instituciones están trabajando para crear espacios públicos que promuevan y prioricen los derechos de niños y niñas. En la mayoría de los casos se impulsarán acciones para activar las relaciones dentro de la comunidad, generar responsabilidades compartidas y promover el trabajo organizado y grupal, en tanto este pueda asegurar la representación del barrio en su totalidad (Consejo Nacional de la Infancia, 2016).

 

 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 Alfaro, J.; Oyarzún, D., Reyes, F., y Benavente, M.V. (2017). Bienestar subjetivo en la infancia y adolescencia. En A. Mendiburo, J.C. Oyanedel, y D. Páez (eds.), La felicidad de los chilenos. Estudios sobre bienestar, vol. 2, pp. 15-31. Santiago: RIL Editores.

Brain, I.; Prieto, J., y Sabatini, F. (2010). Vivir en Campamentos: ¿camino hacia la vivienda formal o estrategia para enfrentar la vulnerabilidad? Eure, 36(109), 111-141. http://doi.org/10.4067/S0250-71612010000300005

Braun, V. y Clarke, V. (2006). Using thematic analysis in psychology. Qualitative Research in Psychology, 3(2), 77-101. http://doi.org/10.1191/1478088706qp063oa

Consejo Nacional de la Infancia y Programa de Naciones Unidas (2018). Primera Encuesta de Desarrollo Humano en Niños, Niñas y Adolescentes. Santiago: Autores. Recuperado de http://www.creciendoconderechos.gob.cl/docs/Encuesta-Desarrollo-Humano-en-NNA-v.09.03.18r.pdf

Coultan, C. J. y Korbin, J. E. (2006). Indicators of Child Well-being: Through a Neigbourhood Lens, Indicators of Children’s Well-Being: Theory and Practice in a Multi-Cultural Perspective. Social Indicators Research, 84, 349-361.

Coulton, C. J., y Spilsbury, J. C. (2014). Community and Place-Based Understanding of Child Well-Being. En A. Ben-Arieh, F. Casas, I. Frones, y J. Korbin, (eds,). Handbook of Child Well-Being, pp. 1307-1334. Holanda: Springer.

Fattore, T.; Mason, J., y Watson, E. (2007). Children’s conceptualisation(s) of their well-being. Social Indicators Research, 80(1), 5-29. http://doi.org/10.1007/s11205-006-9019-9

Fattore, T.; Mason, J., y Watson, E. (2009). When Children are Asked About Their Well-being: Towards a Framework for Guiding Policy. Child Indicators Research, 2(1), 57-77. http://doi.org/10.1007/s12187-008-9025-3

Fattore, T.; Mason, J., y Watson, E. (2012). Locating the child centrally as subject in research: Towards a child interpretation of well-being. Child Indicators Research, 5(3), 423-435. http://doi.org/10.1007/s12187-012-9150-x

Flick, U. (2012). Introducción a la investigación cualitativa. Madrid, España: Morata.

Jurkowski, J. M. y Paul-Ward, A. (2007). Photovoice with vulnerable populations: Addressing disparities in health promotion among people with intellectual disabilities. Health Promotion Practice8(4), 358-365.

McDonell, J. R. (2007). Neighborhood characteristics, parenting and children’s safety. Social Indicators Research83(1), 177-199.

Ministerio de Vivienda y Urbanismo (2019). Catastro Nacional de Campamentos. Santiago: Autor. Recuperado de https://www.minvu.cl/wp-content/uploads/2019/09/2da-etapa-campamentos-v03.pdf

Nicotera, N. (2007). Measuring neighborhood: A conundrum for human services researchers and practitioners. American Journal of Community Psychology, 40(1-2), 26-51. http://dx.doi.org/10.1007/s10464-007-9124-1.

Oros, L. (2009). El valor adaptativo de las emociones positivas. Una mirada al funcionamiento psicológico de los niños pobres. Revista Interamericana de Psicología, 43(2), 288-296.

Ozer, E. (2016). Youth-led participatory research: developmental and equity perspectives. En S. Horn, M. Ruck, y L. Liben (Vol. Eds.). Advances in child development and behavior theoretical and empirical/methodological issues associated with equity and justice, 51. Cambridge, Estados Unidos: Elsevier Press.

Rennick, L.; Beck, S.; Cowie, H. y Crawford, J. (2011). Transport and health: a cross cutting summary of findings from the Good Places, Better Health processes. FALTAN DATOS DE LA EDITORIAL

Sharkey, P. y Faber, J. W. (2014). Where, when, why, and for whom do residential contexts matter? Moving away from the dichotomous understanding of neighborhood effects. Annual Review of Sociology, 40, 559-579. http://dx.doi.org/10.1146/annurevsoc-071913-043350

Ramírez, L.; Álvarez, V. M.; Vera, G. U. y Acosta, F. V. (2017). Cultural Meanings that Mediate Life Satisfaction in Chilean Children and Adolescents. En J.C. Sarriera y L.M. Bedin (eds.). Psychosocial Well-being of Children and Adolescents in Latin America. Pp. 129-151. Nueva York, Estados Unidos: Springer. https://doi.org/10.1007/978-3-319-55601-7

Rogers, M. (2012). «They are there for you»: The importance of neighbourhood friends to children’s well-being. Child Indicators Research, 5(3), 483-502. http://doi.org/10.1007/s12187-012-9146-6

Tomar, N. y Stoffel, V. (2014). Examining the lived experience and factors influencing education of two student veterans using photovoice methodology. American Journal of Occupational Therapy68(4), 430-438.

Vargas, L. M. (1994). Sobre el concepto de percepción. Alteridades, 4(8), 47–53.

Wang, C. (1999). Photovoice: A participatory action research strategy applied to women’s health. Journal of Women’s Health, 8(2), 185-192.

Wang, C. y Burris, M. (1994). Empowerment through Photo Novella: Portraits of Participation. Health Education Quarterly, 21(2), 171-186. http://doi.org/10.1177/109019819402100204

Wang, C. y Redwood-Jones, Y. A. (2001). Photovoice Ethics: Perspectives from Flint Photovoice. Health Education y Behavior, 28(5), 560-572. http://doi.org/10.1177/109019810102800504

Yin, R. K. (2015). Case study research: Design and methods. Nueva York, Estados Unidos: Sage.